Café con leche

jueves, 5 de noviembre de 2009

La única manera de tomar un café con leche durante los últimos años ha sido en el Starbucks, y a qué precios, con el añadido de tener que pagar un plus de cincuenta céntimos. Se te quitan las ganas de tomar el dichoso café con leche matutino.
Por eso el sábado pasado fue una grandísima sorpresa cuando mientras paseábamos por Girona nos topamos con esto:





¡Una cafetería en la que tenían leche de soja! ¡Guau! Rauda y veloz corrí a ocupar un sitio en la terraza y a pedir con toda mi ilusión mi "café con leche, con leche de soja". Casi me desmayo de la emoción, paladeando ese café con leche con una deliciosa espuma (seamos sinceros, en casa se puede tomar uno aceptable, pero como uno bueno de cafetería nada de nada). Qué suspiros entre sorbo y sorbo...



Lo mejor de todo fue el ticket, ¡sin pluses! a igual precio que un café con leche. Y si os fijáis, teniendo en cuenta que era en terraza y en un sitio muy céntrico, estupendo de precio. No pudimos menos que agradecerles el tener la soja y mantener el precio, ya que somos conscientes de que reducían sus márgenes de negocio. Eso sí, ganaban dos clientes incondicionales.

Mi primer café con leche en tres años. Se dice pronto.

Es el Café Rex y está en la Plaça Catalunya de Girona :)