En San Felices de los Gallegos, Salamanca, comen el mismo pan que en el siglo XVIII

lunes, 16 de febrero de 2009

La noticia está aquí. Hace casi dos meses que no puedo hacer un pan por falta de tiempo. Me temo que se ha convertido en una víctima más -junto con este blog- del ajetreado ritmo de los últimos meses. Sin embargo, siempre me alegra leer estas noticias, donde se refleja que la antigua usanza está volviendo. Poco a poco, espero que entre todos desterremos de una vez la baguette congelada y prehorneada con gusto a chicle. De momento esta mañana he sacado mi masa madre de la nevera, donde llevaba dos meses acurrucada. Le cuesta, pero parece que se está activando; paciencia, cariño y buena harina, y espero tenerla reactivada en breve.
Y mientras si alguien va por San Felices, que no duda en ir a la panadería (C/Ermita Nueva, nº 17) ;)

4 comentarios:

Anna dijo...

Digues que si! Slow (and good) food...

Me temo que se ha convertido en una víctima más -junto con este blog- del ajetreado ritmo de los últimos meses.

si és que això no pot ser bo...

espero que entre todos desterremos de una vez la baguette congelada y prehorneada con gusto a chicle
És una plaga...i és horrorós!

Cristina dijo...

si és que això no pot ser bo...

El meu fetge et dóna la raó...:D

És una plaga...i és horrorós!

I penso posar el meu granet de sorra per canviar-ho!

Grine dijo...

que además permite que el pan pueda aguantar más de una semana sin ponerse duro

No me lo puedo creer, qué milagro este de los panes que no se endurecen... A ver si se propagan estas cosas por toda la geografía peninsular.

Y ánimo con los ajetreos que ya queda poco ;)

Cristina dijo...

qué milagro este de los panes que no se endurecen...

Bueno, los que hago en casa duran unos cuatro días sin problemas. Luego -si queda algo- se tuesta y sigue riquísimo ;)

Y ánimo con los ajetreos que ya queda poco ;)

Aaaaaaarfffff...