Proyecto LeCHE

miércoles, 22 de octubre de 2008

Qué malo es estar tan liado que no tienes tiempo ni para respirar con calma. A la espera de que baje las fotos de la cámara, estos días me estoy dedicando a hacer pan. Crac-crac-crac...y sin panificadora, oiga. Para qué quiere una trastos teniendo estas manos gordotas ;) Y mientras amaso y horneo, me llega información sobre el proyecto LeCHE:

"Según el Séptimo Programa Europeo Marco (7PM) que agrupa todas las iniciativas comunitarias relativas a la investigación, el proyecto LeCHE reúne a varios equipos científicos especializados en genética, química orgánica y arqueología, con el objetivo de obtener conclusiones sobre la tolerancia a la lactosa en el ser humano y, a la vez, sacar a la luz la historia del consumo de leche y las prácticas ganaderas en Europa."


Toda la información al completo, gracias a la revista Consumer Eroski, aquí.

Gnocchis

martes, 14 de octubre de 2008

La primera vez que probé los gnocchis fue de la mano de un par de Erasmus italianos que corrían por el piso de estudiantes en el que yo estaba. Ambos eran ultraconservadores y católicos a ultranza, pero como suele pasar en estos casos, sólo me acuerdo del nombre del que no me caía bien. Mi memoria ha olvidado al majete de los dos...qué gran seleccionadora la mente. A lo que iba, me parecieron estupendos, un manjar exquisito y delicado, claro que ellos lo hicieron a mano y estuvieron toda una tarde larga hablando por teléfono con sus madres y abuelas para conseguir la receta paso-a-paso. Desde entonces no se puede decir que los tomara con mucha frecuencia, pero desde que desterré de mi vida los lácteos, ni me había acercado a ellos: la de horas que me habré pasado leyendo etiquetas de los gnocchis del súper. Y todos, absolutamente todos, o llevaban lactosa o mantequilla. Últimamente, como novedad pasmosa, ya los hacen rellenos de queso. Chachi. Así iba yo el otro día en una de mis incursiones al Corte Inglés, reflexionando sobre lo divino y lo humano, y buscando harina integral, cuando me topé -literalmente- con unos gnocchis que estaban, no como sería de esperar junto con la pasta fresca, sino con la pasta seca. Me pareció tan raro que me acerqué, picada por la curiosidad, observé que estaban casi a mitad de precio que los "otros" gnocchis, tenían una pinta estupenda, y...esperad...¡no tenían lactosa!
Y hoy han caído, junto con salsa passata que preparé anoche y acompañados por una sencilla ensalada verde. Los ingredientes del menú no han podido ser más sencillo: patata, tomate y lechuga. Y a mí me ha parecido un trocito de cielo*.

A la marca "San Michelle", gracias por hacer buenos productos a muy buen precio y sin añadidos no deseados. Me acaban de hacer muy feliz.





He hecho fotos pero aún no he tenido tiempo de descargarlas. A ver si más adelante...

Mostaza dulce

martes, 7 de octubre de 2008

La mayoría de las salsas de acompañamiento de carnes, tortillas y pescados llevan lactosa, ya sea porque les echan mantequilla, nata o directamente lactosa como endulzante. Incluso la mayonesa, en algunos casos, lleva lactosa. Es un poco exasperante, porque implica que o te haces tú las salsas (passata, bechamel, etc.) o te quedas sin, a excepción de algunas mayonesas, ketchups y mostazas. Personalmente, nunca he sido una gran fan de la mostaza, me parecen muy fuertes, pero hace unos meses me dieron a probar una mostaza dulce, que -creedme- tiene poco que ver con la mostaza de Dijon. Contiene azúcar, vinagre y especias (¡nada de lactosa!), y el resultado es agridulce, algo como una mermelada de mostaza con un puntito agrio. Raro, ¿eh? pues probadla y veréis. Combina con carne (especialmente fría), ensaladas y tortillas. De momento, sólo la he encontrado en El Corte Inglés y es de la marca Hengstenberg.


Cenas de Tempura...

viernes, 3 de octubre de 2008

Cuando se tiene intolerancias alimentarias, ya sabéis que ir a cenar fuera puede ser un suplicio. Ves a los demás con su pizza cuatro quesos, que si el de al lado se está zampando un rissoto, ¡qué narices! aquel está con carne con queso roquefort...Y tú con tu triste ensalada verde, algo a la plancha y castigada sin postre. Qué injusto...Por eso cuando sales asqueado de una reunión maratoniana y te apetece darte una cena-capricho, optas por un japonés. Comida sana, con pocos aceites, productos frescos y ¡sin lactosa! En Barcelona, los Frikitecaris -cuando me dejan escoger- solemos ir al Tempura Ya, una delicia para los sentidos. Y como no quiero daros envidia, aquí van fotos de nuestra última cena a domicilio.


Berenjenas en salsa de tempura. ¡Están de rechupete! La textura es magnífica...


Tempura de shiikake, son un auténtico vicio...


Carpaccio de pato con salsa de frambuesas. Tiene buena pinta, ¿verdad? pues de gusto ni os cuento...

Sashimi de salmón. Nos lo preparó Masa, el encargado. Tiene unas manos para el sashimi espectaculares ;) Delicioso...

Juraría que también hice fotos a los makis que pedimos: California (de los grandes) y Spicy Tuna (de atún picante), pero no las encuentro. Debía ir ya muy perjudicada para el tercer plato y se me olvidó ;)

¡Buen finde!

La bola mágica

miércoles, 1 de octubre de 2008

El otro día viendo la tele zapping mediante, fui a topar a un reportaje sobre una mujer que padece fatiga crónica y, por si esto fuera poco, intolerancia química. Es decir, la pobre señora -ni nadie a su alrededor- puede usar ningún componente químico: maquillaje, colonia, desodorante y miles y miles de etcéteras. Prácticamente vivía recluida en casa, sin poder salir, y con una vida social muy limitada debido a ambas enfermedades. Al lado de eso, para qué engañarnos, la intolerancia a la lactosa es una chuminada. Luego recordé el caso del marido de una compañera de curro que es alérgico al suavizante de la ropa. En definitiva, estos casos también son comunes y pasan bastante desapercibidos, acarrean conflictos sociales a quienes los padecen.
Esta intro para presentaros un pequeño producto para lavar la ropa que uso desde hace unas semanas con resultados francamente buenos, la Öko Ball. Comencé a usarlo -y mira que tenía mis dudas- por coherencia con el medio ambiente y porque me parece un despilfarro la cantidad de jabón que usamos a lo largo del año -en lavados y en la ducha-, la contaminación y los atascos de tuberías que ello provoca. Es una pequeña aportación a la naturaleza que, además, enseguida queda amortizada económicamente.

Parece mentira, parece una chorrada, pero es mi granito de arena al mundo, y por si fuera poco, es idóneo en casos de intolerancias y alergias a este tipo de componentes. Porque no todo va a ser recetas sin lactosa en esta vida, ¿no? ;)



p.d. no, no tengo acciones en la compañía ni comisiones ni ná de ná :p