Pollo al mole

martes, 16 de septiembre de 2008

De vez en cuando mi alma mexicana me sacude el estómago y ruge clamando un pollo al mole. En casa de Juanmita es obligación saborearlo de la mano de uno de los grandes maestros, Emmanuel. Ese pollo con una salsa algo picante de chocolate y chile y acompañado por arroz rojo tiene algo que lo hace adictivo. Aún no he conseguido el toque del maestro, pero todo es cuestión de tiempo y práctica...

Ingredientes para el pollo al mole

1 pollo
1 tarro de mole (de venta en el Corte Inglés o tiendas especializadas, tiene esta pinta)
2 hojas de laurel

Se pone a hervir (con unas hojas de laurel) el pollo durante unos tres cuartos de hora. No se tira el caldo, porque lo usaremos más tarde. Se deja enfriar. Mientras, se puede ir haciendo el arroz (más abajo). Cuando el pollo esté frío, se desmenuza concienzudamente. En una sartén se pone el mole y se va incorporando el caldo (las cantidades las indica el tarro de mole, aprox. 3 de agua por 1 de mole). Se echa el pollo y se deja que vaya cogiendo consistencia a fuego medio-lento, también durante unos 45 min. Importante: cuanto más rato esté haciendo chup-chup, más picará. Avisados estáis.

Ingredientes para el arroz rojo:

1 tarro de tomate condensado (de venta en el Mercadona, marca cidacos)
arroz (una tacita de café por comensal)

En una olla pequeñita, se echa aceite, sal y el arroz a fuego fuerte. No se deja de remover durante un rato, hasta que el arroz coja un precioso tono doradito (sin que se queme, claro). En un medidor aparte habremos echado unas tres cucharadas del tomate concentrado y el agua medida (dos de agua por una de arroz), bien mezclado. Cuando el arroz esté ya dorado, se le echa el agua (dos por una de arroz, y nos sobrará un poco porque al haber echado tomate, habrá más líquido). Se deja cocer a fuego muy fuerte hasta que el agua llegue al nivel del arroz, y entonces se tapará y bajará al mínimo-mínimo-mínimo durante diez minutos. Importante: no destapar la olla en ningún momento. Pasados los diez minutos, se deja reposar con la tapa puesta. Cuanto más repose, mejor estará.

Para el acompañamiento: lechuga, tomate, cebolla, aguacate y limón.

En un plato, se pone medio de pollo y medio de arroz. Se sirve acompañado de rodajas de tomate, lechuga, cebolla (rociados todos con limón) y aguacate.



Bon profit ;)

14 comentarios:

Juanma dijo...

El último te quedó delicioso, al mismo nivel que el que preparan los mexicanos a los que se lo he probado (Emmanuel a la cabeza). El arroz es dificilísimo de conseguir, pero también te quedó divino.

La gracia es dejarlo hacer chup chup durante el tiempo justo para que quede picante pero sin pasarse, de modo que haya un equilibrio entre el sabor picoso de los chiles y el chocolatoso del chocolate. Y lo conseguiste el otro día.

La foto es una sugerencia de presentación, pero tened en cuenta que las ensaladas en México se aliñan con limón, no con aceite.

A mí es lo que más me gusta de la cocina mexicana (excepto el pozole, que es una barbaridad).

Cristina dijo...

Pozí, menos mal que tienes buen estómago para ir probando mis prácticas :DDDDD

Juanma dijo...

Es un placer. :-))))

Grine dijo...

Hmmmmmmmmmm, qué rico!! Doy fe de que la cocinera está hecha una artista de primera. Tienen ustedes que volver a prepararnos uno de estos pollos tan sabrosones, a seguir practicando :*

Grine dijo...

Por cierto, faltan las instrucciones para abrir el bote del mole... El botecito lo han debido diseñar en el infierno por lo menos :XXXXXXXX

Cristina dijo...

Me temo que eso requeriría todo un post para él solito XDDDD

behiala dijo...

Tiene muy buena pinta! Quiero intentar a hacerlo.

Lo unico que no sé si encontraré el mole y el tomate, porque por aquí no hay ni "Corte Inglés" ni "Mercadona". Pero bueno, gracias a la foto ;) igual encuentro en alguna tienda especializada de por aquí.

Gracias por la receta, me encanta probar comidas de diferentes sitios.

Cristina dijo...

no sé si encontraré el mole y el tomate

Vaya, qué penita. ¿Dónde vivís? Si no encuentras y te apetece, siemrpe te puedo enviar uno por correo.

Y lo del mercadona, quien dice tomate concentrado, dice un par de tomates, los pasas por la licuadora, lo cuelas, y haces lo mismo que si fuera el concentrado (añadirlo y tomar la medida a partir del resultado).

me encanta probar comidas de diferentes sitios.

Yo es que tengo el alma dividida entre la gastronomía japo y la mexicana :D

Ah, el otro día hice hornazo siguiendo tu receta. A ver si tengo tiempo y cuelgo el resultado :D

behiala dijo...

Muchas gracias Cristina!

Intentaré buscar el mole, y ya te diré. Yo creo que en eroski, en la sección de comidas internacionales ya habrá. Vivo en San Sebastián.

Y lo del tomate ya probaré como dices si no encuentro.

El hornazo tengo por hacerlo todabía... jejeje. La receta no es mía, es de Álvaro del foro de intolerancia a la lactosa (tengo el enlace en el blog). Ya me dirás que tal te salio.

Un saludo,

Olaia

Cristina dijo...

en eroski, en la sección de comidas internacionales ya habrá

Espero que sí, y si no, dame un toque ;)

El hornazo tengo por hacerlo todabía... jejeje

Juas, qué fuerte ;) Salió bien, pero mejorable; es muy difícil que una masa te salga perfecta a la primera, pero vamos, paciencia e ir probando ;)

Mª Jesus dijo...

Esto tiene una pinta......... que bien merece ponerse manos a la obra. Ya os contare.Saluditos

Cristina dijo...

Ya nos contarás :) No es nada complicado ;)

behiala dijo...

HOla Cristina!

¿A qué no sabes que me dieron el otro día? MOLE!!!

Una compañera de piso de una amiga es mexicana, y vino su madre a visitarle con un cargamento de mole, y se acordó de que yo una vez le había preguntado donde podía comprarlo.

Este fin de semana va a caer un pollo al mole, SEGURO!

Olaia
http://olaiaren-sukaldea.blogspot.com

Cristina dijo...

XDDDDD

Hombreeee, me alegro :) Que te digan cómo lo preparan ellas y luego comparamos :)

¡Guay!