Pizza de trucha ahumada

lunes, 29 de septiembre de 2008

A veces en la simplicidad está la perfección. Dos ingredientes en una masa de pizza y el cielo en tus manos. Esta pizza fue una delicia de viernes por la noche. Preparé la masa la noche anterior, usando levadura de panadería en vez de levadura fresca y dejándola leudar toda la noche con un trapo húmedo para que no se hiciera esa crosta tan horrible. Se amasa un rato antes de ponerla al horno, se incorpora el tomate (passata o concentrado, mucho mejor) y el queso sin lactosa/sucedáneo de queso y al horno precalentado 20 minutos a 200º. Una vez ya fuera del horno, se le pone la trucha ahumada, que con el propio calor de la pizza quedará entre hecho y derretido.
El resultado, fantástico, con una masa fina y crujiente que enfatiza los ingredientes.Una delicia.

Estáis tardando en probarla ;)


Mi primer pan

viernes, 26 de septiembre de 2008

De pequeña siempre decía que tenía manos de panadera, hechas para amasar, porque siempre me han parecido muy grandotas. No debía ir yo muy desencaminada, porque mirad qué panecillos de miel y semillas de amapola hice el otro día, perfectos para desayunar con un poco de mermelada:




La receta es de la gran Cannella, y la encontraréis aquí. Eso sí, cambiad la mantequilla por margarina, y listos.

Hornazo

martes, 23 de septiembre de 2008

Justo antes del verano, aparecía por este blog el de Olaia , dedicado también a intolerantes a la lactosa, y vi en él un receta que me puso los ojos haciendo chiribitas...el hornazo. La receta aquí, y el resultado este:




Como podéis comprobar en las fotos, la masa no estaba en su punto. La próxima vez -que la habrá, por supuesto- probaré a poner un poco de levadura (lo justo para que la masa sea más esponjosa) y dejar leudar un ratito más. Yum yuuum...

E' una passsada...

lunes, 22 de septiembre de 2008

Son pocas las salsas que un intolerante a la lactosa pueda tomar, especialmente compradas en el súper, por lo que una receta apta para pasta, pescado, carne y lo que se os ocurra es...raro raro raro. La passata di pomodoro es, tal y como su nombre bien indica, toda una pasada. Algo tan simple como poner salsa de tomate en un cazo a fuego lento (muy lento) durante unas cuatro horas da un resultado espectacular; bueno, si se quiere acortar el tiempo, comprar tomate frito y en un par de horas estará listo. Sólo hay que removerlo de vez en cuando para no se pegue demasiado, y lo normal es hacer en cantidades industriales y congelarla para cuando se necesite. Apta para todo lo que tengáis en mente (cochinadas no, ¡malpensados! :p)

Aquí un ejemplo de passata con un poco de lomo...tened preparado pan para ir 'sucando'...


Pollo al mole

martes, 16 de septiembre de 2008

De vez en cuando mi alma mexicana me sacude el estómago y ruge clamando un pollo al mole. En casa de Juanmita es obligación saborearlo de la mano de uno de los grandes maestros, Emmanuel. Ese pollo con una salsa algo picante de chocolate y chile y acompañado por arroz rojo tiene algo que lo hace adictivo. Aún no he conseguido el toque del maestro, pero todo es cuestión de tiempo y práctica...

Ingredientes para el pollo al mole

1 pollo
1 tarro de mole (de venta en el Corte Inglés o tiendas especializadas, tiene esta pinta)
2 hojas de laurel

Se pone a hervir (con unas hojas de laurel) el pollo durante unos tres cuartos de hora. No se tira el caldo, porque lo usaremos más tarde. Se deja enfriar. Mientras, se puede ir haciendo el arroz (más abajo). Cuando el pollo esté frío, se desmenuza concienzudamente. En una sartén se pone el mole y se va incorporando el caldo (las cantidades las indica el tarro de mole, aprox. 3 de agua por 1 de mole). Se echa el pollo y se deja que vaya cogiendo consistencia a fuego medio-lento, también durante unos 45 min. Importante: cuanto más rato esté haciendo chup-chup, más picará. Avisados estáis.

Ingredientes para el arroz rojo:

1 tarro de tomate condensado (de venta en el Mercadona, marca cidacos)
arroz (una tacita de café por comensal)

En una olla pequeñita, se echa aceite, sal y el arroz a fuego fuerte. No se deja de remover durante un rato, hasta que el arroz coja un precioso tono doradito (sin que se queme, claro). En un medidor aparte habremos echado unas tres cucharadas del tomate concentrado y el agua medida (dos de agua por una de arroz), bien mezclado. Cuando el arroz esté ya dorado, se le echa el agua (dos por una de arroz, y nos sobrará un poco porque al haber echado tomate, habrá más líquido). Se deja cocer a fuego muy fuerte hasta que el agua llegue al nivel del arroz, y entonces se tapará y bajará al mínimo-mínimo-mínimo durante diez minutos. Importante: no destapar la olla en ningún momento. Pasados los diez minutos, se deja reposar con la tapa puesta. Cuanto más repose, mejor estará.

Para el acompañamiento: lechuga, tomate, cebolla, aguacate y limón.

En un plato, se pone medio de pollo y medio de arroz. Se sirve acompañado de rodajas de tomate, lechuga, cebolla (rociados todos con limón) y aguacate.



Bon profit ;)

Sin fronteras

viernes, 12 de septiembre de 2008

Diríase que los intolerantes a la lactosa comenzamos a ser un sector consumidor a tener en cuenta: cada vez hay más leches bajas en lactosa y sin lactosa en el mercado. ¡Hurra! Sin ir más lejos, en las pasadas vacaciones estivales, Geekteca y Grine vieron en París este anuncio de leche baja en lactosa, y ¡zas! lo cazaron para lactosa free. Y no es un anuncio pequeñito, no, sino toda una marquesina para él. Fíjense en el colorío...




¡Gracias, chicos!

Hojaldre de frutas

martes, 9 de septiembre de 2008

Llegas de las minivacaciones y al día siguiente tienes comida en casa de unos amigos. Te ofreces a llevar el postre, pero tampoco es que tengas muchas ganas de ponerte a sudar en la cocina. La solución ideal y quedas divina 'keloflipas' es un hojaldre de frutas...



Ingredientes:

1 masa de hojaldre sin lactosa
1 tarro de garbanzos secos
1 tarro de mermelada (de fresa, de frambuesa...que combine con la fruta que queramos poner)
fruta (fresas, higos, kiwis...lo que se tenga pululando por la nevera)


Lo primero es agujerear -para que no suba mucho- la masa dejando unos dos centímetros de margen en los bordes. Se echa los garbanzos secos -para asegurarnos de que no va a subir mucho- y se pone en el horno previamente calentado unos 20 minutos a 180º. Mientras, hacemos un coulis con la mermelada. Es decir, la pasamos por un colador.
Cuando la masa de hojaldre ya esté, se saca, se deja enfriar y se retiran los garbanzos. Se incorpora el coulis y se pone por encima la fruta, haciendo un dibujo artístico.

Tacháaaan, ya está listo para zampárselo.

Magdalenas (y van...)

jueves, 4 de septiembre de 2008

Ya hace unos días que volvimos de los madriles, pero la pereza se ha instaurado (un poquito más) en mi quehacer diario. Como es bien sabido, magdalenas molan, y molan mucho, así que voy de receta en receta a ver cuál sube más, más esponjosa...si existieran catadores de magdalenas, ahí estaría yo.
La receta (quitándole la leche, total...) de estas me las pasó la excelsa Biblioteclaria, quien sé que anda probando a hacer la tortilla de patatas con inducción, que parece ser que tiene truquillo, la cosa no cuaja bien...



El resultado, de los mejores hasta ahora, aunque personalmente yo le quitaría la canela del final. Empalaga mucho y acaba cayéndose la mitad...